Con tantos cursos en línea disponibles en estos días en varias plataformas excelentes, es bastante difícil para usted como creador de contenido impulsar su propio producto y hacer que se destaque entre la multitud.

El SEO y los anuncios pagados pueden ayudar a que su curso aparezca más arriba en la búsqueda, pero en última instancia, será la descripción lo que convencerá a un estudiante potencial de inscribirse en él o elegir otro.

Escribir la descripción de su curso en un ejercicio de marketing en línea más que cualquier otra cosa, ya que esas palabras 100-150 bien diseñadas marcarán la diferencia entre tasas de conversión moderadas y excelentes de su página de destino.

Aquí hay algunos consejos sobre cómo hacer que la descripción de su curso sea de primera categoría.

Hazlo corto y relevante

Lo primero a considerar es su longitud. Dado que es solo una descripción, no debería ser tan extensa como una publicación de blog, por ejemplo. Básicamente, tienes que decir mucho usando solo unas pocas palabras, no es una tarea fácil pero tampoco imposible.

Debe destilar lo que quiere expresar en pocas palabras con un gran impacto.

Es esencial ser específico. Aunque tiene que ver con la comercialización de su curso en línea, la descripción es solo publicidad parcial.

Es importante proporcionar toda la información relevante y facilitar su lectura; incluso puede usar viñetas y ejemplos relevantes para dar una idea pertinente de lo que trata el curso y cómo está estructurado.

¿Qué aprenderán los suscriptores?

Responder esta pregunta en la descripción del curso es fundamental para aumentar el número de inscripciones. Esfuércese por ser lo más específico posible.

Comience con una declaración sobre por qué el tema que está enseñando es importante y cómo los estudiantes se beneficiarán al saber más sobre él.

Digamos que ha diseñado un curso sobre resolución de conflictos. En lugar de decir «después de completar este curso, será un mejor negociador y tendrá varias habilidades clave de comunicación», es mejor nombrarlos:

  • Identificará una variedad de estrategias de negociación;
  • Podrá etiquetar las diferentes fases del proceso de negociación y saber cómo actuar en cada una;
  • Comprenderá el marco general para analizar y resolver conflictos

¿Quién es el instructor y cómo se presentará el material?

El creador del curso es tan importante como el contenido en sí. Diga algo sobre usted en la descripción del curso: quién es usted, de dónde proviene su pasión por un tema en particular, cuál es su experiencia en el tema.

Los alumnos tienen que conectarse contigo antes de poder hacerlo con el contenido.

La presentación de los métodos de enseñanza también es muy importante porque les dará a los suscriptores potenciales una idea sobre qué esperar, por ejemplo, si ha incluido tutoriales en video, enlaces adicionales a sitios relevantes o cuestionarios para que prueben qué tan bien han asimilado los módulos.

También es bueno tener en cuenta si hay algún requisito previo para tomar su curso para que no se encuentren en sus cabezas una vez que lo inician.

¿Qué idioma debes usar?

Su objetivo es involucrar e interesar a las personas. No lo logrará escribiendo algo que se lea como un manual de instrucciones de lavavajillas. Lo que necesita es una historia: la historia de tomar su curso y el «felices para siempre» que le sigue.


 

Para lograrlo, debes ser positivo y concentrarte en los beneficios. La parte de ‘lo que hay para mí’ es primordial en cualquier esfuerzo de aprendizaje, ya que las personas necesitan ver la recompensa que vendrá después del esfuerzo que hicieron.

Para resumirlo, la descripción de su curso debe ser un argumento de venta altamente informativo que entusiasme a los posibles suscriptores y les ofrezca una imagen clara de lo que firmarían.

Consejos adicionales para destacar su descripción:

  • Use lenguaje directo y simple;
  • Diríjase al alumno directamente (diga «aprenderá» en lugar de «al final del curso los alumnos habrán aprendido»);
  • No venda el curso, venda el conocimiento y las habilidades que traerá;
  • Use ejemplos de la vida real;
  • Incluir testimonios de antiguos alumnos;
  • Evita el lenguaje sofocante;
  • No use en exceso las mayúsculas, negrita o cursiva.

Los suscriptores potenciales que leen la descripción de su curso están a punto de presionar ese botón de inscripción. La forma en que lo redacte marcará la diferencia entre ir más allá o volver a los resultados de búsqueda.